El Exilio Crew El Exilio Crew
ocultos en las sombras mas oscuras
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 
Harry Potter y la Piedra de Caldofrán
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> La tertulia
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  

¿Qué os parece La Piedra de Caldofrán?
Tremendo-Muy bueno
45%
 45%  [ 5 ]
Bueno-Normal
9%
 9%  [ 1 ]
Malo-Una puta mierda
0%
 0%  [ 0 ]
Merece la muerte
45%
 45%  [ 5 ]
Votos Totales : 11

Autor Mensaje
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:11 am    Asunto: Harry Potter y la Piedra de Caldofrán Responder citando

Weno, weno, voy a ir colgando poco a poco un libro que he escrito, leerlo por capítulos, no se os vaya a atragantar, jeje. Y votad en la encuesta, el libro es de coña pero la encuesta no asi ke votar en serio, eh, no me joder

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:13 am    Asunto: Responder citando

Harry Potter y la piedra de caldofrán (las historias de Harry Potter pero en realista)
1 Capítulo uno

El señor y la señora Dursley, que vivían en el número 4 de Privet Drive, estaban orgullosos de decir que eran muy normales, afortunadamente. Eran las últimas personas que se esperaría encontrar relacionadas con algún asunto de drogadicción, porque ya estaban viejos pa esas cosas.
El señor Dursley era el director de una empresa llamada Dursley´s, que fabricaba consoladores (por lo tanto le pudría la pasta). Era un hombre gordo, dicho sin rodeos, casi sin pescuezo y con un mostachón bastante tocho. La señora Dursley era delgada, teñida de rubio y tenía cuello de jirafa, lo cual le resultaba muy útil, ya que era una puta cotilla que se pasaba todo el tiempo espiando a sus vecinos. Buena pareja de puretas. Los Dursley tenían un hijo pequeño llamado Gordon, y para ellos no había un niño mejor que él.
Los Dursley tenían todo lo que querían, pero también tenían un secreto, y su mayor temor era que lo descubriesen: no habrían soportado que se supiera lo de los Potter.
La señora Potter era hermana de la señora Dursley, pero no se veían desde hace años. Su hermana y su marido, un completo inútil, eran lo más opuesto a los Dursley que se pudiera imaginar. Los Dursley se estremecían al pensar que dirían los vecinos si los Potter apareciesen por la acera con su litrona. Sabían que los Potter tenían un hijo. Los Dursley querían que el pobre niño no acabase como sus padres y planeaban adoptarlo.
Nuestra historia comienza un martes por la noche cuando el señor Dursley caía en un sueño tranquilo, pero el gato que llevaba todo el día sentado en la pared del jardín no mostraba señales de adormecerse. Estaba tan inmóvil como una estatua, con los ojos fijos, sin pestañear, en la esquina de Privet Drive. Un hombre apareció en la esquina que el gato había estado mirando. La cola del gato se agitó y sus ojos se entornaron.
En Privet Drive nunca se había visto un hombre así. Era alto, delgado y muy viejo, a juzgar por su barba. Sus ojos azules eran claros, brillantes y centelleaban detrás de unas gafas de culo de botella empañadas. Sacó un mechero de plata que ponía con letras elegantes: Mangado de Lord Voldemort. Hubo un chispazo y después un apagón.
—¡Ach! Cagunla puta. Marchió la luz —farfulló Jervasio. Después se acercó al numero cuatro de Privet Drive mientras se encendía un puro. Observó al gato que allí estaba sentado y le propinó una patada—¡Quita bishio!
Jervasio se sentó y consultó su refinado reloj de bolsillo de oro con diamantes engarzados (con una etiqueta colgando que decía "Propiedad del Museo Británico"), parecía que esperaba a alguien. Un ruido sordo rompió el silencio que le rodeaba, y entonces, un gordo en una moto derrapó justo delante de él. El gordo era gordo y peludo.
—Joder, que marrón. Es que estas putas viejas se ponen a cruzar la calle justo cuando ven venir a uno y claro...
—Hagrid ¿has trajido al bebé? —preguntó Jervasio mientras le arrebataba al niño, que tenía un chichón en la frente.
Dejó al crío en la puerta de la casa y se fue. Harry Potter se dio la vuelta entre las mantas. Una mano pequeña se cerró sobre la carta y siguió durmiendo. Sin saber que padecía un grave trastorno psíquico. Sin saber tampoco que iba a pasar los siguientes años pinchando y pellizcando a su pobre primo Gordon...

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
aRiXx
Foro-dependiente


Registrado: 26 Ago 2007
Mensajes: 387
Ubicación: màsaiàdelasestReiaS*



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:13 am    Asunto: Responder citando

voi vOtandO...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:14 am    Asunto: Responder citando

2 El cristal que se desatornilló

Habían pasado aproximadamente diez años desde el día en que los Dursley se despertaron y encontraron a su sobrino en la puerta de entrada, pero Privet Drive no había cambiado en absoluto. El sol se elevaba en los mismos jardincitos, iluminaba el número cuatro de latón sobre la puerta de los Dursley y avanzaba en su salón. Sólo las fotos de la repisa de la chimenea eran testimonio del tiempo que había pasado. Diez años antes, había una gran cantidad de fotos de lo que parecía una gran pelota rosada con diferentes gorros, pero Gordon ya no era un niño pequeño, y en aquel momento, las fotos mostraban a un chico gordito y rubio montando en su primera bicicleta, en un tiovivo en la feria, jugando con su primo que le estaba lanzando unas tijeras, besado y abrazado por su madre...
Y Harry Potter estaba allí durmiendo en aquel momento. Su tía Petunia llamó en su puerta.
—Harry, cariño es hora de ir levantándose. Ya pasan de las doce...
—¡Cagüen tu puta madre! —fue la respuesta de Harry.
Oyó sus pasos en dirección a la cocina, y después el roce de una sartén contra el fogón. Harry salió al recibidor y entró en la cocina. Sobre la mesa había tres regalos para el cumpleaños de Gordon. A Harry le pareció que eran regalos para maricas. Harry era un chico problemático desde siempre, pero sin mayores problemas. El saco de boxeo favorito de Harry era Gordon. Harry siempre había sido flaco y bajo para su edad, tenía el rostro delgado, rodillas huesudas, pelo negro y ojos de color verde. Llevaba gafas redondas siempre pegadas con cinta adhesiva, consecuencia de todas las veces que se había pegado cabezazos contra las cosas. Lo que menos le gustaba a Harry de su apariencia era aquella pequeña marca en su frente que decía Samsung al revés. La tenía desde que podía acordarse, y lo primero que recordaba haber preguntado a su tía Petunia era cómo se la había hecho. Ella entonces se sentó y Harry al ver venir el rollo, se fue.
Tío Vernon entró en la cocina y dijo hola a Harry. Harry miró con furia a Vernon y dijo:
—Hijo de puta.
—Harry, cielo, no deberías ser tan violento —recomendó el tío Vernon.
—¡Doble hijo de puta! —gritó Harry.
Gordon se parecía mucho a tío Vernon. Tenía una cara grande y rosada, poco cuello, ojos pequeños de un tono azul acuoso, y abundante pelo rubio que cubría su cabeza gorda. Tía Petunia decía a menudo que parecía un angelito. Harry decía a menudo que parecía un cerdo con peluca. Ahora Gordon estaba contando los regalos.
—¡Oh! Tres regalos... Uno más que el año pasado... Creo que este se lo daré a los niños pobres —sonrió Gordon.
—¡Pero será hijoputa! ¡Dámelo a mí! —gritó Harry mientras le atizaba con la escoba.
—Harry, debes comprender que el psicólogo de tu tía nos está costando mucho dinero... —le susurró su tío Vernon.
Harry salió corriendo y volvió unos segundos después con una toalla húmeda, con ella azotó a su tía y le gritó cosas sobre lo de ir al psicólogo. Gordon fue a decir algo pero Harry le pegó en la nariz con la escoba y Gordon empezó a sangrar. Harry salió corriendo y se metió en su habitación...
—Malas noticias, Vernon —dijo tía Petunia, más tarde—. La señora Figg se ha roto una pierna. No podrá cuidar a Harry...
La boca de Gordon se abrió con horror. Cada año, el día del cumpleaños de Gordon, la señora Figg cuidaba de Harry para que no le estropeara la fiesta de cumpleaños a Gordon.
—¿Y ahora qué hacemos? —preguntó tía Petunia.
—Podemos llamar a Marge —sugirió tío Vernon.
—No seas tonto, Vernon, ella no aguanta al chico.
—¿Y qué me dices de... tu amiga... cómo se llama... Yvonne?
—Está de vacaciones en Mallorca —respondió enfadada tía Petunia.
—¡¡¡¡Podéis dejarme aquí!!!! —gritó Harry desde su habitación.
—¿Y volver y encontrar la casa en ruinas? —rezongó.
—No voy a quemar la casa —dijo Harry maliciosamente, pero no le escucharon.
—Supongo que podemos llevarlo al zoo —dijo en voz baja tía Petunia—... y dejarlo en el coche...
—El coche es nuevo, no se quedará allí solo...
Justo entonces, sonó el timbre de la puerta.
—¡Oh, Dios, ya están aquí! —dijo tía Petunia.
Un momento después, el mejor amigo de Gordon, Piers Polkiss, entró con su madre. Piers, según Harry era un hijoputa porque siempre ayudaba a escapar a Gordon cuando Harry cogía su pistola de bolas.
Media hora más tarde, Harry estaba sentado en el coche de los Dursley. Tío Vernon miró a Harry con cara de preocupación y le dijo:
—Harry, te estoy avisando ahora, chico: cualquier cosa rara, lo que sea, y te quedarás en tu cuarto hasta Navidad.
—No voy a hacer nada —dijo Harry mientras se sentaba en el asiento del conductor. Su tío le apartó del volante sin creerle. Nadie creía a Harry.
El problema de Harry era que siempre la armaba. En una ocasión, Harry había atropellado con la bici a una vieja porque se negaba a saltar cuando Harry aceleraba. Otra vez Harry había rapado una ceja a su primo mientras dormía. Por otra parte, había tenido un terrible problema cuando lo encontraron en el tejado del colegio haciendo de francotirador con piedras del tamaño de puños, en esa ocasión dejó a su primo Gordon en coma durante tres meses.
Mientras conducía, tío Vernon se quejaba a tía Petunia. Le gustaba quejarse de muchas cosas. Harry, el ayuntamiento, Harry, el banco y Harry eran algunos de sus temas favoritos.
Era un sábado soleado y el zoológico estaba repleto de familias. Harry no tardó en localizar la jaula de la serpiente más grande. Tenía un cristal grande tapándola. Golpeó el cristal para que la serpiente despertase, pero no pasó nada.
—Haz que se mueva —le exigió a su tío mientras pegaba la nariz en el cristal.
Tío Vernon golpeó el cristal con los nudillos, pero no pasó nada.
—Esto es aburrido —se quejó Gordon. Se alejó arrastrando los pies.
Entonces Harry cogió un destornillador y quitó el cristal de la jaula de la serpiente.
—¡Eh, Gordon, ven, mira lo que está haciendo la serpiente! —gritó Harry.
Cuando Gordon fue corriendo a mirar y se asomó a la jaula, Harry aprovechó para empujarle adentro. Volvió a poner el cristal y lo atornilló antes de que a Gordon le diese tiempo a levantarse.
—¡Socorro, socorro! —gritaba Gordon dentro de la jaula...

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
dIStURBiO
Yonki


Registrado: 21 Ago 2007
Mensajes: 525
Ubicación: Kosta Basta Katalana



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:14 am    Asunto: Responder citando

Voy vomitando

_________________
Bang Bang Skit Skit Negrata
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:15 am    Asunto: Responder citando

3 Las cartas de Hogwarts

El incidente del zoo le acarreó a Harry el castigo más largo de su vida. Cuando salió de su habitación ya habían empezado las vacaciones de verano. Pero Harry se había escapado las suficientes veces de su habitación para romperle la filmadora nueva a Gordon, conseguido que su avión a control remoto se estrellara y también había atropellado a la anciana señora Figg cuando cruzaba Privet Drive con sus muletas.
Después de las vacaciones de verano, Gordon iría a Stonewall, el instituto de la zona, y Harry tenía una plaza en Smelting.
—Allí, en Stonewall, meten las cabezas de la gente en el inodoro el primer día —dijo Harry—. ¿Quieres venir arriba y ensayar?
—No, gracias Ha... —dijo Gordon, pero era demasiado tarde, Harry ya lo estaba arrastrando escaleras arriba hacia el baño.
—Si va ser mejor pa ti, joder.

Era un caluroso día de verano. Vernon estaba leyendo el periódico y Gordon estaba sentado viendo la tele. Harry entró en el salón acompañado de un fuerte estruendo, el mayor pedo de la historia de los Dursley. Harry señaló con mirada inexpresiva a Gordon.
—¡Eh, yo no he sido!
—Pa ti.
—Trae la correspondencia, Harry —dijo tío Vernon.
—Que vaya Gordon.
—Trae las cartas, Gordon.
—Que lo haga Harry.
—Meca, tu quies otro pedo en la cara...
—Está bien ya voy.
Gordon trajo tres cartas, una con la revista pornográfica a la que Vernon se había suscrito, una para Harry y una factura. Harry rompió la carta y la tiró al suelo.
—Harry, deberías echar un ojo a esa carta —recomendó su tío.
—Pa qué, pa qué...
Harry se fue a su habitación llevándose disimuladamente la revista de su tío Vernon. La habitación de Harry estaba llena de cosas rotas. La filmadora de Gordon estaba sobre un carro de combate que Harry una vez hizo pasar sobre el perro del vecino. En un rincón estaba la primera televisión de Harry, a la que le dio una patada cuando dejaron de poner su programa favorito. También había una jaula vacía que algún día tuvo un loro, pero Harry lo cambió en el colegio por un rifle de aire comprimido.
Al día siguiente llegó otra carta para Harry. Harry de nuevo la rompió. El siguiente día llegaron tres cartas, Harry las rompió refunfuñando. El viernes, doce cartas llegaron para Harry. Como éste había tapiado el buzón, las pasaron por debajo de la puerta. Harry tapió las puertas para que nadie pudiera salir. Mientras trabajaba, tarareaba Si yo fuera rico y se sobresaltaba con cualquier ruido. El sábado, veinticuatro cartas llegaron escondidas entre dos docenas de huevos que el lechero tuvo que entregar a través de la ventana del salón. El domingo llegaron ochenta cartas a través de la chimenea. Decidido, Harry obligó a su familia a hacer las maletas y se fueron de la casa.
Llegaron a un lúgubre hotel en las afueras de la ciudad. Al día siguiente, en el hotel recibieron ciento veinte cartas. Se fueron en coche hacia una isla en medio del mar, a dormir en una cueva. Pero a la media noche un ruido se oyó. TOC, TOC, TOC. Alguien llamaba en la cueva golpeando con los nudillos la roca...

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:16 am    Asunto: Responder citando

4 El guardián de las llaves

Llamaron otra vez. Gordon se despertó bruscamente.
—¿Dónde está el cañón? —preguntó estúpidamente.
Harry apareció corriendo con un rifle en las manos gritando:
—¿Quién está ahí? —gritó— ¡Le advierto... estoy armado!
Hubo una pausa. Luego...
¡UN GOLPE VIOLENTO!
Un gordo apareció en la cueva. Su cara estaba prácticamente oculta por una larga maraña de pelo y una barba desaliñada, pero podían verse sus ojos.
—¡Oh, santo Dios, creo que he atropellado de nuevo a la señora Figg! —dijo. Se sentó en la cama de paja de Harry.
—Levántate, bola de grasa —dijo al desconocido, que ni le miró.
—¡Ah! ¡Aquí está Harry! —dijo disponiéndose a abrazar a Gordon.
—Yo no soy Harry, señor. Mi nombre es Gordon.
—En tal caso, me meteré contigo, gordo. Ja, ja, ja, ja. Ey, foca, ¿otro bocadillo de panceta? —se rió el gordo, Gordon se fue corriendo y llorando a esconderse detrás de su padre. Mientras corría, el gordo gritaba: — ¡Boing, boing, boing!
Harry se le acercó y le pegó una patada al gordo diciéndole que él era Harry.
—¡Ah! ¡Aquí está Harry!
—No se lo lleve, por favor, señor Ogro —dijo tío Vernon.
—Bah, cierra la boca, Dursley, grandísimo majadero. En cuanto a ti, Harry... ¡Feliz cumpleaños! —dijo extiendiéndole un porro enorme.
—Es que yo no fumo... —titubeo Harry, pero al mirar al gordo vió que estaba muy sonriente y extendió la mano para coger el porro— Quizás para luego. Pero, ¿quién es usted?
—Es cierto, no me he presentado. Rubeus Hagrid, guardián de las llaves y terrenos de Hogwarts.
—Sigo sin saber nada de usted.
—Llámame Hagrid. Como te dije, soy el guardián de Hogwarts. Ya lo sabrás todo sobre Hogwarts, por supuesto.
—Pues... yo no... —dijo Harry.
—¡¿No sabes nada?!
—Sé algunas cosas —dijo—. Puedo sumar y todo eso.
—¡Aaaahhhhh! —gritó irritado Hagrid.
—En realidad no le conté nada al pobre chaval. —dijo Vernon.
—Voy a romperles la cabeza —dijo Hagrid mientras atizaba a Gordon con el paraguas (lo cual le dejaría en coma tres meses)— Harry, debes saber que eres... subnormal...
—Cagun la puta. —dijo Harry— Ya me jodieron.
—¡Noooooooooooo! —gritó Gordon arrodillándose en el suelo— ¡¿Por qué a mi pobre primo Harry?!
—Relaja joder que no ye pa tanto —dijo Harry.
—Harry es hora de que leas la carta —dijo Hagrid.

COLEGIO HOGWARTS PARA NIÑOS CON PROBLEMAS DE ADAPTACIÓN
Director: Jervasio (Echie choy yon)

Querido cheñor Potter:
Tenemoch el pliacer de en formarle que de ispone duna plaza en el colejion Hogvarts para ñinos con pobremas dadatación . Per fibor, eserve la lista del equispo y os lisbros esezarios. Las cliases con mierzan el 1 de Setiembre. Espieremos su lechuga antes del 31 de Julia.
Muy cerdial mente, Jervasio

—¿Qué quiere decir eso de que esperan mi lechuga?
— Tu lechuza... Pero ahora es hora de que sepas tu historia. El día de Halloween hace diez años el señor Voldemort, que trabajaba para el estado, apareció en el pueblo donde tus padres vivían. Tú tenías un año. Él fue a vuestra casa y quería llevarte. Entonces tu padre te escondió en la nevera y al meterte dentro te dio un golpe en la cabeza y por eso tienes esa marca en la frente. A causa de estar tanto tiempo en la nevera y el golpe en la cabeza, sufriste graves trastornos cerebrales...
—¿Y por eso cuando me doy golpes en la cabeza con ladrillos me duele tanto?
—No, eso es porque los ladrillos son muy duros. En fin, después de aquello tus padres acabaron en la cárcel y tal...
—Pero ¿qué paso con Voldemort?
—Es un misterio, puede que los de protección de menores le echasen o puede que siga trabajando ahí —dijo Hagrid poniendo un tono de voz misterioso.
—En otras palabras, que no tienes ni puta idea, ¿no, gordo?
—También se podría decir así. Pero en cualquier caso... Harry, Harry, ¡Harry, no te duermas!...

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:16 am    Asunto: Responder citando

5 El callejón Diagon

Harry despertó temprano aquella mañana. Aunque sabía que era de día, mantenía los ojos muy cerrados.
—Soy subnormal, soy subnormal...
Se produjo un súbito golpeteo. Toc, toc, toc.
—Harry, hay que ir a por las cosas del colegio —dijo Hagrid.
—Ése ye otro subnormal —refunfuño Harry.
Entonces entró corriendo en la habitación un enano con el periódico y lo dejó en el sofá. Después se puso a tirar de la chaqueta de Harry. Harry le miró y el enano señaló a Harry y luego a sí mismo, a Harry y otra vez a sí mismo.
—¡Quita Mini-yo! —le gritó Harry.
El enano le echó un corte de manga y siguió tirando de su chaqueta.
—¡Hagrid! —dijo Harry en voz alta— Aquí hay un puto gnomo que...
—Págale —gruño Hagrid, que al parecer tenía resaca.
Harry soltó unas monedas en las manos del enano. Éste le arreó una patada en la espinilla y se fue corriendo.
—Propina hijoputa —dijo con voz de pitufo mientras escapaba.
Salieron a la calle y se dirigieron hacia Londres, que estaba al lado de aquel pueblo. Por la calle todo el mundo los miraba y a Harry no le extrañaba: Hagrid no sólo era el doble de alto de lo normal, sino que señalaba cosas totalmente corrientes, como los semáforos, y se reía tontamente. En cuanto a Harry, bueno, Harry llevaba la corbata atada en la cabeza.
—Es aquí —dijo Hagrid deteniéndose—. El Caldero Chorreante. Es un lugar famoso.
Era un bar diminuto de aspecto mugriento. Estaba muy oscuro y destartalado. Unas viejas estaban sentadas en un rincón, tomando chupitos. Un hombre pequeño que llevaba un sombrero gracioso hablaba con el tabernero.
—Hagrid, tengo que ir al baño...
—Pues tira, a mí que me cuentas. —dijo Hagrid.
Harry entró en el baño y pasó entre unos tíos que estaban esnifando cocaína. Un tipo muy pálido le ofreció una calada de su porro a Harry y éste aceptó.
Después Harry y Hagrid se fueron a un pequeño patio cerrado, donde no había más que un cubo de basura y hierbajos... mmmh, hierbajos...
—Pa la saca...
Hagrid, mientras tanto, contaba ladrillos en la pared y susurraba, pero entonces Harry salió de detrás de él con una maza gritando que se apartase y tiró la pared abajo.
—Bienvenido al callejón Diagon.
En el callejón Diagon vendían todo lo necesario para el colegio de niños con problemas de adaptación al que iba Harry. Varios chicos pegaban las narices al escaparate de una tienda.
—Mirad, yogures sabor fresa... —dijo un deficiente mental, se llamaba Neville.
Entraron en un edificio blanco, era el banco. Estaba repleto de personitas.
—Hagrid, ¿qué son estas criaturas? —preguntó Harry.
—Ah, antes eran enanos de circo pero fueron despedidos al ver que eran demasiado ariscos. —susurró Hagrid mientras un enano señalaba sus ojos y luego a Harry.
—Ña, enanos, mis viejos archi-enemigos. —gruñó Harry.
Un enano con un periódico salió de detrás de un mostrador.
—¡Eh! Lánguido, volvemos a vernos las caras. —desafió Harry al enano.
Harry sacó su reluciente y brillante cheira y apuñaló al enano veintitrés veces.
—Harry, creo que ya está muerto... —señaló Hagrid al ver que Harry ordenaba al enano morder un bordillo.
—Oh, santo Dios, Hagrid, has matado a este adorable enano...
—¿Yo? Pero si has sido tú, hijo de puta.
—Ey, enano. ¡Que se escapa! —gritó Harry mientras le tiraba una piedra al enano. Le dio en la cabeza de chiripa y el enano se desmayó.
Hagrid y Harry se acercaron al mostrador.
—Buenos días —dijo el gordo a un enano— Hemos venido a sacar algún dinero de la caja de seguridad del señor Potter.
—Muy bien, señor, ¿tiene su llave? —dijo el enano, que, era muy, muy, muy amable.
—Tu yes un hijoputa taponcio...
—La tengo aquí —dijo Hagrid—. Y también tengo una carta de Jervasio sobre lo que usted sabe en la cámara ya sabe cual.
—No, no se cual.
—Cojonudo, yo tampoco... Vendrá en la carta. A veeeer, setecientos trece...
—Bien, el señor Jingles les acompañará a ambas cámaras —dijo el enano.
Un rato más tarde, el enano de circo llamado Jingles les abrió la puerta de una cámara. Dentro había unas cuántas monedas. Harry las cogió todas y fueron hacia la cámara setecientos trece. La cámara setecientos trece tenía una rendija ante la puerta.
—Un paso atrás —dijo Jingles—. No querría que ninguno de vosotros se colase por la rendija. En ocasiones alguien se queda atrapado —añadió.
—¿Cada cuánto tiempo comprueban que no se haya quedado nadie dentro? —quiso saber Harry.
—Más o menos cada diez años —dijo Jingles, con una sonrisa maligna.
Harry camino hacia el interior de la cámara y entonces una mano salió de la rendija y palpó a su alrededor.
—Me muero de hambre —se quejó su propietario. Harry le pisó la mano.
En esos momentos, Harry se preguntaba que podría haber en aquella cámara. Oro, joyas o lo que fuese le serviría... Pero su primera impresión fue que la cámara estaba vacía. Y entonces lo vio en el suelo: un sucio paquete marrón con algún objeto rectangular.
Harry entró solo en la tienda de Madame Malkin. Madame Malkin era una vieja gorda vestida de color malva.
—¿Hogwarts? —dijo la gorda— Tengo muchos aquí... Otro muchacho se está probando ahora el uniforme escolar.
En el fondo de la tienda, un niño de rostro pálido y puntiagudo estaba probándose un jersey.
—Hola. ¿También Hogwarts?
—Sí, gilipollas —el otro niño parecía el tipo al que le caen palizas.
—Mi padre está en la tienda de al lado, comprando mis libros, y mi madre ha ido calle arriba para mirar las varitas.
—Yo creo que meteré algo ilegal en el colegio. Posiblemente de la tienda de enfrente.
—¡Oye, mira a ese hombre! ¡Hay un perturbado fuera de la tienda! —dijo súbitamente el chico, señalando hacia la vidriera de delante. Allí estaba Hagrid, sonriendo a Harry y con la cara pegada al cristal.
—No es un perturbado, es mi amigo Hagrid.
—Ah, es ese salvaje del que he oído hablar. Dicen que vive en una cabaña en los terrenos del colegio y que de vez en cuando se emborracha. Luego intenta hacer magia y acaba prendiendo fuego a su cama.

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:17 am    Asunto: Responder citando

6 El andén nueve y tres cuartos

Harry se despidió de Hagrid y se fue a su casa. El último mes de Harry con los Dursley fue divertido. Harry solía echarle pasta de dientes a Gordon en la cabeza, que estaba en coma. También atropelló con el cortacésped a la señora Figg. Y uno de los pasatiempos favoritos de Harry era echar de su barrio a los indeseables que se negaban a pagar el Harrypeaje, esto le era especialmente fácil porque tenía un rifle de aire comprimido.
El último día de agosto pensó que era mejor hablar con sus tíos para que le llevaran a la estación de King´s Cross. Bajó las escaleras pero, allí en medio, bajando con la lentitud de un caracol y estorbando a Harry, estaba su horrible tía Petunia. Harry le pegó un empujón y la tiró por las escaleras, dejándola en coma tres meses... Harry entró en el salón, se aclaró la garganta y dijo:
—Tío Vernon, necesito ir mañana a Hogwarts en el tren de la estación King´s Cross. ¿Podrías llevarme?
—Claro, Harry.
—Tu yes un hijoputa...
—He dicho que sí.
—Sal del andén nueve y tres cuartos.
—Harry, debes comprender que ese andén no existe. Además, el tren para Hogwarts sale dentro de cuatro días...
—Pero pa llegar el primero, joder.
—Bien, te llevaré Harry. De todos modos tenía que ir a Londres a llevar a Gordon al hospital...
Llegaron a King´s Cross a las diez y media, el día siguiente. Tío Vernon cargó el baúl de Harry en un carrito y lo llevó por la estación.
—Mira Harry, ahí está tu tren... —dijo señalando a un tren que ponía "Expreso a Hogwarts".
—Ese no. Tengo que atravesar la columna.
—Oiga, —dijo tío Vernon a un guarda antes de que Harry cometiese alguna estupidez— ¿el tren para Hogwarts?
—Es ese, pero no sale hoy. Por cierto, no le veo a usted pinta de deficiente mental. —señaló el guarda.
—Es para mi sobrino.
—¡Ah! Claro, eso lo explica todo... ¡Chico, no chupes las vías!
—¡Valiente hijo de puta! Haré lo que me plazca.
Entonces, Harry salió corriendo hacia la columna y se lanzó de cabeza contra ella...
Harry despertó tres días después en el hospital.
—Ah, ya estás despierto Harry —dijo el doctor—, has estado en coma... Ahora te dejaré en solitario para que hagas lo que quieras.
En ese momento Harry lo vio, un enano con un periódico había cruzado el pasillo. Harry se decidió a construir un arma super sofisticada para acabar con la vida del enano.
Saltó al pasillo después de la faena y gritó:
—¡Es mi archi-enemigo el enano! Volvemos a vernos las caras enratonao. —Harry sacó su arma.
—¿No crees que tu arma de sílice y osamenta es un poco primitiva? —dijo el enano con su voz de pitufo.
—¿Por qué crees eso, enano?
—Es una piedra atada a un hueso...
—¡AAAHHHHH! —gritó Harry mientras golpeaba la cabeza del enano con su arma. Lo agarró por el cuello, lo zarandeó y lo arrojó por la ventana. Un autobús dobló la esquina y se llevó de cuajo al enano.—Chúpate esa enano...
Pero entonces Harry pudo ver en una de las ventanillas del autobús al enano echándole un corte de manga y salir corriendo.
Harry llegó al día siguiente a King´s Cross y tomó el expreso. Allí conoció a un chico llamado Ronald Weasley. Era alto, flacucho y pecoso, con manos y pies grandes y una larga nariz.
—Y bien, ¿por qué dices que estás aquí, Ron? —dijo Harry.
—Es que soy pobre... Todo lo que tengo es de segunda mano y vivo en una ruinosa mansión, es muy ruinosa pero grande. Se llama La Madriguera. Vivo allí con un montón de topos. —contó Ron.
—¿Y por qué no vendes la casa y compras otra más barata y así te sacas dinero para vivir? —preguntó Harry.
—Bueno... legalmente la casa es de los topos.
—¿Llevas pasta encima? —Harry rebuscó en sus bolsillos.
—Algo tengo, sí. —dijo Ron.
—¿Te interesa un poco de mierda?
—Yo no fumo hierba, tío.
—Yo tampoco hasta hace poco... Te lo dejo barato... —y así fue como Ron también se enganchó a la droga. Harry y Ron se sentaron tranquilamente a fumar sus porros.
Después Harry buscó un compartimento en el tren. Empujó su mercancía hacia uno pero debido a que era un tirillas no podía con ella.
—¿Te echo una mano? —dijo el hermano mayor de Ron.
—Ya estabas tardando gilipollas. —se quejó Harry mientras dejaba caer pesadamente sus cosas.
—¡Eh, Fred! ¡Ven a ayudar!
Con la ayuda de los gemelos Fred y George, el baúl de Harry finalmente quedó en un rincón del compartimento. Harry se secó la frente, quitándose el pelo húmedo de los ojos.
—¿Qué es eso? —dijo uno de los gemelos, señalando la cicatriz de Harry.
—Vaya. ¿Eres tú?
—Es él. Eres tú, ¿no?
—¿Quién?
—Harry Potter...
—Oh, él. Como le odio.
Después de que Harry y Ron estuvieran un rato en su compartimento, llegó un gordo llamado Neville.
—Perdón —dijo—. ¿Por casualidad no habréis visto un sapo?
Harry miró al suelo y vio un sapo al lado de su pié. Le pisó la cabeza con fuerza y giró el pie a los lados como quien pisa un cigarrillo.
—Uy, perdón —rió Harry.
—Noooo, Trebor... —se lamentó el gordo mientras se iba llorando.
Al cabo de un rato entró una niña con la túnica de Hogwarts puesta. Tenía mucho pelo castaño y los dientes un poco largos.
—Ron, esta niña nos mira raro —dijo Harry mientras se apretaba más el nudo de la corbata que llevaba en la cabeza. El nudo estaba ya tan apretado que Harry tenía la cabeza morada de frente para arriba. Ambos se rieron tontamente, probablemente a causa de la marihuana.
—Hola, yo soy Hermione Granger. ¿Y vosotros quiénes sois?
—Yo soy Ron Weasley —murmuró Ron.
—Harry Potter —dijo Harry.
—¿En serio eres tú?
—Cállate puta.
Y dicho esto, Harry vio a un enano con un periódico que cruzaba el pasillo del expreso en esos momentos.
—Señores, si me disculpan tengo asuntos de los que ocuparme... —y dicho esto, Harry salió del compartimento en busca del enano.
Lo encontró en un compartimento vacío y dijo:
—Cuidado conmigo que soy peor que Gargamel.
Dicho esto, agarró al enano y lo arrojó por delante en las vías del tren. El expreso lo atropelló y la sangre salpicó en todas direcciones. "Por fin me he deshecho de él", pensó Harry mientras miraba por la ventanilla del tren. Pero entonces vio como un enano corría a toda velocidad tras el expreso y le echaba un corte de manga. Harry decidió volver a su compartimento. Un rato después entraron tres chicos. Harry reconoció al de en medio: era el chico pálido de la tienda de túnicas.
—Es él, Harry Potter.
—Hola.
—Hola Harry. Éste es Crabbe y éste es Goyle. Y yo soy Draco Malfoy.
—Tienes nombre de marica. —dijo Ron.
—Tú debes de ser un Weasley. Eres pelirrojo, con pecas y larguirucho. ¿A qué huele? ¿No habréis estado fumando? Harry debes dejar las drogas, son malas para tu salud.
—¡Tú sólo quieres amargarme la vida! Eres un cabrón...
—Me iré por ahora, pero Harry, harías bien en no juntarte con gente como los Weasley.
—No le hagas caso Harry. —dijo Ron— Está aquí porque le pegaban en su otro colegio, como Hermione.
El tren se detuvo y todos bajaron. Los de primer año cogieron botes y fueron hasta el castillo de Hogwarts remando. Al llegar picaron a la puerta.

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:18 am    Asunto: Responder citando

Mañana, más y mejor, ala a esperar...

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
dIStURBiO
Yonki


Registrado: 21 Ago 2007
Mensajes: 525
Ubicación: Kosta Basta Katalana



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:18 am    Asunto: Responder citando

XDDDD

_________________
Bang Bang Skit Skit Negrata
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:19 am    Asunto: Responder citando

Pero leerlo antes de votar, gañanes!!

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:21 am    Asunto: Responder citando

Buah, molaba en el Word con sus tipos de letra extraños...

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
dIStURBiO
Yonki


Registrado: 21 Ago 2007
Mensajes: 525
Ubicación: Kosta Basta Katalana



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:21 am    Asunto: Responder citando

Ah, pensé que estaba acabau XDDD

_________________
Bang Bang Skit Skit Negrata
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:32 am    Asunto: Responder citando

Ña, lo mejor ya llegará, al final del todo, sí (me refiero al capitulo de la caza de bragas y eso)(si, abra un capitulo sobre la caza de bragas)

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Nosfe
Rey de las tinieblas


Registrado: 25 May 2007
Mensajes: 2388
Ubicación: Cagándome en tu boca abierta



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:47 am    Asunto: Responder citando

He votado Tremendo-muy bueno pero no lo he leido... lo leeré cuando venga ese sapo volador a jugar conmigo, asi tendre una excusa para no salir Very Happy

_________________
Yo rule
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Wilk, SC..
Friki


Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 138
Ubicación: Aquí y allá, Dios dirá...



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 11:57 am    Asunto: Responder citando

50-50 entre tremendo y merece la muerte
hagan sus apuestas!!!

_________________
Wilk
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Prunning
pesaooo


Registrado: 25 May 2007
Mensajes: 3908
Ubicación: Santaflow es Dios



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 12:05 pm    Asunto: Responder citando

Piensas que voy a leer eso?
Merece la muerte, larguiiisimo

_________________
XenXo:
un konsejo,kuando vayas a un puticlub ve borraxo o hazte una paja antes
Linares:
por?
XenXo:
xk follar alli es komo follar kon actrices pornos te ponen 3 posturas y te korres enseguida y en kuanto te korres se akabo la fiesta
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Vill
Bebé


Registrado: 17 Ago 2007
Mensajes: 4
Ubicación: Debajo de un puente



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 12:14 pm    Asunto: Responder citando

yo lo lei entero jejejejejejeje,xo lo mejor sin duda es la caza de bragas

_________________
(-_(-_-)_-)

Vill
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
dIStURBiO
Yonki


Registrado: 21 Ago 2007
Mensajes: 525
Ubicación: Kosta Basta Katalana



MensajePublicado: Mar Ago 28, 2007 1:09 pm    Asunto: Responder citando

¿Qué fuente usaste?

De word

_________________
Bang Bang Skit Skit Negrata
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La tertulia Todas las horas son GMT
Ir a página 1, 2  Siguiente
Todas las horas son GMT
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear un foro | foros de Politica | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps hosting ssd en Desafiohosting.com